Pedreira me ayudó a dar sentido a la vida y al sufrimiento

Gracias a la formación que recibió en Pedreira, Bruno consiguió un trabajo y pudo adquirir algunas cosas para su familia: un refrigerador, un microondas, un teléfono… Más adelante pudo entrar a la universidad. El Centro Educacional e Assistencial Profissionalizante Pedreira recibió el impulso del beato Álvaro y, desde 1985, ofrece formación profesional a jóvenes que, como Bruno, viven en São Paulo. Sin embargo, Bruno no solo agradece a Pedreira su formación técnica: también fue allí donde aprendió a dar sentido al sufrimiento y a las dificultades. Este y otros testimonios de personas que se formaron en instituciones alentadas por el beato Álvaro del Portillo se recogen en el documental “Trabajar para los demás”.