5. ¿Por qué afirma San Josemaría que fundó el Opus Dei en 1928, si en esa fecha la Obra no contaba todavía con ningún miembro?

Con el asesoramiento del Centro de Documentación y Estudios Josemaria Escrivá de Balaguer (CEDEJ), José M. Cejas responde a una serie de cuestiones históricas sobre la vida del Fundador del Opus Dei y de su familia, el origen del Opus Dei, el contexto político y social en el que comenzó a desarrollarse el Opus Dei, la actitud de Josemaría Escrivá ante la guerra civil de España, Franco y otras muchas preguntas.

Cuestiones históricas

La fundación del Opus Dei

5. ¿Por qué afirma San Josemaría que fundó el Opus Dei en 1928, si en esa fecha la Obra no contaba todavía con ningún miembro?

El término fundación puede entenderse de formas diversas.

Puede entenderse desde una perspectiva jurídico-canónica. En el campo asociativo, o en el de los institutos religiosos, el verbo “fundar” suele entenderse como el establecimiento de una sede en la que residen varios miembros de una comunidad. En ese sentido jurídico-canónico habla Santa Teresa de sus “fundaciones”. Desde esa misma perspectiva jurídica, se habla asimismo de fundación para designar la firma por parte de los fundadores del acta de constitución de una entidad.

Pero puede entenderse también desde una perspectiva espiritual, que es la que emplean algunos santos, como San Josemaría. Cuando decía que “el Opus Dei había sido fundado el 2 de octubre de 1928” estaba subrayando el origen divino del Opus Dei, porque fue aquel día cuando Dios le hizo “ver” la Obra (el Opus Dei) en su alma.

Aunque los sucesivos reconocimientos canónicos fueron llegando con el paso de los años, San Josemaría consideró siempre el 2 de octubre de 1928 como la fecha de inicio de la época fundacional; una época que consideró abierta mientras él vivía.

“Hoy hace tres años —escribió San Josemaría el 2 de octubre de 1931— que en el Convento de los Paúles, recopilé con alguna unidad las notas sueltas, que hasta enton­ces venía tomando; desde aquel día el borrico sarnoso [con esta expresión se refería a sí mismo] se dio cuenta de la hermosa y pesada carga que el Señor, en su bondad inexplicable, había puesto sobre sus espaldas. Ese día el Señor fundó su Obra: desde entonces comencé a tratar almas de seglares, estudiantes o no, pero jóvenes. Y a formar grupos. Y a rezar y a hacer rezar. Y a sufrir...”.

Y añadió: “recibí la iluminación sobre toda la Obra , mientras leía aquellos papeles. Conmovido me arrodillé —estaba solo en mi cuarto, entre plática y plática— di gracias al Señor, y recuerdo con emoción el tocar de las campanas de la parroquia de N. Sra. de los Ángeles” (CEJAS, J.M., Vida del Beato Josemaría , Rialp, Madrid 1993, p. 60).

Acerca de la Fundación del Opus Dei, vid., entre otros:

—DIEGO-LORA, C. de, 2 de octubre de 1928: conmemoración de una fecha jubilar , en «Ius Canonicum» , Pamplona 1978, pp. 21-51.

—REDONDO, G., El 2 de octubre de 1928 en el contexto de la historia cultural contemporánea , en «Cuadernos del Centro de Documentación y Estudios Josemaría Escrivá de Balaguer» vol. VI (2002), Universidad de Navarra, pp. 149-191.

—ILLANES, J. L., Dos de octubre de 1928: alcance y significado de una fecha , en VV. AA. , Mons. Josemaría Escrivá de Balaguer y el Opus Dei. En el 50 aniversario de su fundación, Eunsa, Pamplona 1985; y Datos para la comprensión histórico espiritual de una fecha , en «Cuadernos del Centro de Documentación y Estudios Josemaría Escrivá de Balaguer» vol. VI (2002), Universidad de Navarra, pp. 105-149.

—VÁZQUEZ DE PRADA, A., El Fundador del Opus Dei. Vida de Josemaría Escrivá de Balaguer, Vol. I: ¡Señor, que vea!, Rialp, Madrid 1997, Cap. V.